BLOG CICUS FOTOGRAFÍA

NATURALEZA Y LIBERTAD A TRAVÉS DEL UNIVERSO DE ANNE BRIGMAN

Por MARÍA ANTONIA BLANCO ARROYO

Las sociedades claman por la necesidad congénita de respirar lo que nos ofrece la naturaleza. Es el ansia de libertad que reside en cada ser humano, y este sentimiento prístino se hace más acuciante en tiempos de pandemia. Tocar y sentir un paisaje vivo parece ahora un sueño de una noche de verano que todo el mundo anhela. Y es precisamente ese deseo de ser libre el que me lleva a escribir sobre el coraje indómito de la artista Anne Brigman, una mujer adelantada a su tiempo.

Inspirada por la naturaleza, esta fotógrafa y poeta americana emplea su cámara para dibujar la libertad con una sensibilidad romántica sin precedentes. Siendo conscientes del papel de la fotografía y de su ineludible impacto en el curso de la transformación de la naturaleza durante las últimas décadas, hagamos un ejercicio de introspección para reconocer el espíritu libre y enérgico de esta artista visionaria que, desafió las reglas de la moralidad y del arte mostrándose desnuda ante el paisaje en los inicios del s. XX. Asumo estas líneas que trazo a continuación como un canto a la naturaleza para manifestar la fuerza y la energía de esta fotógrafa, cuyo espíritu aventurero resuena en la obra de artistas actuales que abordan la fotografía como un camino de exploración continua. La huella que ha dejado Anne Brigman en generaciones posteriores nos insta a re-pensar nuestra relación con el mundo natural, algo que hacen constantemente numerosos artistas, teóricos, escritores o científicos.

Anne Brigman. Soul of The Blasted Pine. Platinum print. 1907. The Metropolitan Museum of Art

Inmersa en un estado de soledad romántica, la artista interactúa con el paisaje buscando la belleza y la libertad de su alma, la misma que transmite en sus poemas. El desnudo de sus fotografías constituye una ruptura con lo convencional influyendo en la sociedad en un momento muy temprano. Su legado cala y se perpetua en la actualidad a través de artistas como Judy Dater o Ana Mendieta, quienes también funden su cuerpo desnudo con el espacio natural. Anne Brigman aborda el arte como acto de libertad y la libertad expresiva como camino artístico. Su obra es toda una experiencia autobiográfica de exploración y liberación.Nos revela un universo espiritual y plástico que nos invita a abordar nuevas maneras de estar en el mundo, enseñándonos la importancia de volver al origen, para reconectar con la esencia de lo natural. Reconectar y reconocer la libertad para trazar un camino, asumiendo el acto de caminar como un acto espiritual, de encuentro y descubrimiento. Caminando, la artista está escribiendo un discurso de resistencia y acción para hablar de su alma libre e independiente.Caminar forma parte del ritual que manifiestan muchos fotógrafos con su cámara en mano hasta hallar el mítico “momento decisivo” del que nos hablaba el célebre fotógrafo francés Henri Cartier-Bresson.

Anne Brigman. The Dying Cedar. 1906. Gelatinsilver print. Smithsonian American Art Museum

Poesía y espiritualidad se funden en un mismo cuerpo en esos momentos decisivos que fotografía Brigman. Sus imágenes en blanco y negro son de una expresividad arrolladora, llenas de misterio y algarabía, como una cálida noche de verano en soledad frente al mar. La potencia plástica de sus obras nos conduce a la pintura impresionista que influiría notablemente en la artista, aunque las conexiones con la pintura son muy variadas. Las curvas de la naturaleza y del cuerpo humano entreverándose en ella, son un fiel reflejo de las pinturas de Georgia O‘Keeffe. Al igual que Brigman, O’Keeffe empleaba formas no preestablecidas en la búsqueda de nuevos caminos de creación. Pero más allá de las correspondencias pictóricas, las fotografías de Anne Brigman nos hablan de temas universales como la belleza, la sexualidad humana o la libertad. Su cuerpo es el instrumento y la naturaleza el escenario de su vida.La imperiosa presencia de su cuerpo desnudo transforma el declive de la ladera y la verticalidad del árbol, mientras que sus palabras parecen ser una extensión de su cuerpo sobre el papel. En sus poemas habla de una extraña belleza, porque la belleza siempre ha estado presente en el arte, y sigue siendo importante en la creación contemporánea. Así lo constataba en una entrevista realizada en 2018 el fotógrafo americano Peter Goin, quien afirmaba que la belleza es algo inevitable del espíritu humano y omnipresente en el paisaje, aunque ésta está continuamente redefiniéndose estableciendo quizás una relación más estrecha con la elocuencia que con las formas bellas más tradicionales y predecibles1.

El poder del paisaje californiano de Sierra Nevada a través de la mirada de Anne Brigman nos sitúa entre lo imaginario y lo real, entre la fantasía de su mente y el mundo real mágico y poderoso al mismo tiempo, de extrañamiento y confusión. Como una tormenta a punto de estallar, las fotografías de esta artista nos atrapan para siempre. Su forma de “abrazar” literalmente la naturaleza es una auténtica declaración de intenciones. ¿Podríamos considerar su obra como un retrato del romanticismo y del afecto por lo natural en tiempos de incertidumbre?

 

1.- Testimonio de Peter Goin extraído de una entrevista realizada al artista en octubre de 2018 en California (Estados Unidos). [^]

 

 

Compartir en redes