UN ENCUENTRO CON LA CULTURA ESLOVACA

Eslovaquia es un pequeño gran país de poco más de 5 millones de habitantes situado en el corazón de Europa. En su territorio, junto con la mayoría eslovaca, conviven hasta once minorías, especialmente húngaros, gitanos y checos.

A pesar de ser un país muy pequeño y joven, cuenta con destacadas personalidades en todas los esferas culturales.

 

PROGRAMACIÓN COMPLETA · ENCUENTRO CON LA CULTURA ESLOVACA

13

CINE ESLOVACO · FILMOTECA · ANIMACIÓN EN CORTO

26

CINE ESLOVACO · FILMOTECA · CHODNÍK CEZ DUNAJ (Un sendero a través del Danubio)

 

La primera obra escrita en el idioma eslavo fue la Glagolítica, escrita por los monjes bizantinos Cirilo y San Constantino, quienes contribuyeron al afianzamiento del cristianismo en el territorio de la Gran Moravia y ayudaron a la difusión y uso del idioma vernáculo gracias a la autorización de su uso en la eucaristía. A San Constantino se le atribuye también la autoría de la obra, en eslovaco antiguo, más vieja, el Proglas (Canto al Evangelio).

Los autores actuales, como los traducidos  a múltiples idiomas Jozef Banáš o Eva Beňová, hablan en sus obras sobre el pasado y la influencia de la sociedad en los destinos individuales. Aunque la producción eslovaca es poco conocida en España, hay autores que pueden leerse en español, como los poetas Milan Rúfus, Miroslav Válek, Ján Ondruš, Štefan Strážay, el  poeta y dramaturgo Milan Richter, además de varias antologías de poesía eslovaca. De la prosa eslovaca fueron editadas obras de Rudolf Sloboda, Peter Pišťanek, el „clásico“ de Janko Jesenský La Vicerregenta o los cuentos eslovacos de Pavol Dobšinský.

Eslovaquia puede presumir de ser la patria del padre del Pop Art, Andy Warhol, que cuenta con museo propio en Medzilaborce. Otros destacados artistas eslovacos son el ilustrador Albín Brunovský, el pintor Koloman Sokol, o los internacionalmente reconocidos cantantes de ópera, como Peter Dvorský o Edita Grúberová.

También en el campo de la cinematografía Eslovaquia puede presumir de destacados realizadores. Después de un período convulso durante la primera década del siglo, durante el cual la producción de películas –excepto documentales- estaba en los mínimos, gracias a las ayudas del gobierno a la creación, las obras de autores eslovacos volvieron a las salas de cine, con buena acogida del público.

Los directores eslovacos, especialmente de películas cortas y documentales han recibido numerosos reconocimientos en festivales cinematográficos en todo el mundo, entre ellos el de Karlovy Vary, Worldfest de Houston, Motovun de Zagreb, Bérgamo o GoEast de Wiestraden.

Entre los realizadores de cortos y películas animadas podemos mencionar a los galardonados Ivana Šebestová, Juraj Lehotský, el especialista en películas de viajes y aventura, Pavol Barabáš, la realizadora Daniela Rusnoková reconocida en la muestra de cine documental de Alicante Mostrari, o el más laureado por su corto Tričko (La camiseta), Hossein Martin Fazeli.

En la actualidad los directores de largometrajes eslovacos más destacados son Juraj Jakubisko y Dušan Hanák.

 

 

En colaboración con

 

 

 

 

 

.