elvientoylamemoria

 

EL VIENTO Y LA MEMORIA

Sala MDD CICUS C/ Madre de Dios, 1

Del 24 de noviembre al 30 de diciembre

De lunes a viernes, de 11 a 20 horas

 

 

 

La exposición de Marisa Álvarez reúne piezas pertenecientes a diferentes series

aun en curso y en las que lleva varios años trabajando: “Temporales”, “Tornados”,

“Promesas” y “Héroes”. El nexo entre ellas, tanto conceptual como formal, es el

que da título a la exposición, “El viento y la memoria”.

Estas obras pretenden cuestionar al espectador sobre qué es lo que recordamos,

cómo lo recordamos, por cuánto tiempo lo recordamos y bajo qué forma visual lo

recordamos.

El viento protagoniza la gran mayoría de las obras. Lo hace como elemento

transformador  de la naturaleza pero también como alusión a la temporalidad en el

sentido  de tiempo, de fugacidad. Rescatando a su vez su carácter divino: el viento

como  “soplo de Dios”, “fuerza vital” que actúa desde fuera o desde dentro

del hombre y del mundo.

Cada pieza intenta mostrar una imagen, una situación, a modo de foto fija. Sentir

que hemos podido frenar por un instante algo que se está yendo.  Esta pintura

trabaja con las imágenes que quedan grabadas en nuestro cerebro, como cuando

cerramos los ojos e intentamos recordar aquello que hemos visto.

De las obras-en su mayoría óleos-, algunas son pinturas inspiradas en imágenes

que describen el efecto ocasionado en el paisaje por el paso de ciclones, tornados

o rachas extremas de viento, que han sido posteriormente desvinculadas de la

catástrofe natural a la que aluden. Otras representan personas y sucesos.

En ambos casos las imágenes que originaron estas piezas provienen de la prensa y

rápidamente fueron reemplazadas en nuestro cerebro por otras que generaron los

medios de comunicación. La intención de esta muestra es hacer un tributo a la

memoria. Tratar de hacer imperecedero el impacto de esas imágenes y rendir

homenaje a aquellos que se fuerza a ser protagonistas de la historia, a aquellos que

de manera fugaz ocupan las portadas de la prensa y de los cuáles, en la mayoría de

los casos, ni siquiera se conoce el nombre.

El lenguaje utilizado en todo el proyecto – barridos y fusión extremada entre planos

de color- nace como respuesta a la necesidad de plasmar la fugacidad. Está

influenciado principalmente por las tramas visuales que nos rodean en la

actualidad: la pixelación de imágenes, los gráficos de los programas de ordenador

tanto de imagen como de sonido y el desenfoque de las imágenes en fotografía,

cine y video.