MÚLTIPLO DE 100. SALOMÉ DEL CAMPO, VICTORIA GIL, PEPA RUBIO

 

Sala EP1 CICUS. Del 23 de enero al 5 de marzo de 2015. De lunes a viernes, de 11 a 21 horas

En el campo de las artes plásticas, la crítica Lucy Lippard analizó a mediados de los años 7º cómo el feminismo abrió el camino para un nuevo contexto donde pensar sobre el arte realizado por mujeres. Para Lippard, el arte feminista no consistía simplemente en una imaginería, aunque esta debiera ser un vehículo, sino en la construcción de un sistema de arte feminista dentro de una sociedad feminista y en el desafío de las  estructuras jerárquicas.

Las obras de Salomé del Campo, Victoria Gil y Pepa Rubio, a inicios de los años 90, reflejaban planteamientos teóricos y tensiones de género a diferente escala, y tenían como denominador común el partir de experiencias propias y, con ello, de una reflexión a partir también de su condición de mujer. Al igual que participaban de metodologías comunes como la utilización de objetos domésticos o de imágenes de los medios de comunicación ‐ ante la constatación del incremento de la mercantilización de todas las esferas de la vida ‐ que manipulaban con el fin de provocar extrañeza, perturbar la mirada y desvelar tanto deseos subyugados como mecanismos del poder dominante; lo que llevaban a cabo por medio de técnicas escultóricas o pictóricas de superposición o contraposición de elementos e imágenes; en definitiva, ejercicios de recodificación, desencarnación y encarnación.

Desde entonces, ellas han seguido trabajando desde “una habitación propia” (parafraseando el título del emblemático ensayo de Virginia Woolf), desde sus estudios donde han elaborado relatos plásticos en los que lo individual da paso a lo social y la cotidianidad se cruza con la historia y la memoria.

 

Comisariado: Mar Villaespesa

Coordinación y producción: BNV producciones

Transporte y montaje: Mecánica de Exposiciones Parguz S.C

Seguros: Aon Risk Solutions/STAI – AON Arte