ARCHIVO

12 MARZO 2010 | SISTEMA TANGO · ENSEMBLE DE CUARTO

EL FLAMENCO QUE VIENE 2010
Sistema Tango/ Ensemble de Cuarto con Juan M. Jiménez (metales), Daniel B. Marente (piano) y Tomás de Perrate (voz)


Fecha: Viernes 12 de marzo de 2010
Hora: 21:00h.
Lugar: Teatro Alameda de Sevilla
Precio: 5€ comunidad universitaria y 10€ entrada general.
Venta de entradas en la taquilla del teatro Alameda


Resulta que el Sistema Tango es un modelo de economía que utilizan en contabilidad las empresas. Y algo hay de económico en este experimento. La economía no habla sólo de dinero, es también una manera de ordenar las cosas del mundo. En este caso una forma radical de organizar el sonido, especialmente la que ensayo Piazolla con la música popular de su país, el tango, allá por los convulsivos años 60.
La revolución que llevaron a cabo Astor Piazzolla o Polaco Goyeneche en el tango argentino tiene una dimensión sonora que aún no se ha valorado suficientemente. Quizás, tras la derrota de las Malvinas y la crueldad de la dictadura militar, la única recuperación posible para esas músicas pasaba por domesticar su violencia intrínseca, aquella con la que habían hecho explosionar el tango por todo el mundo. La recuperación posmoderna de aquel sonido fue dulcificada, a menudo edulcorada con viejos decorados porteños y un cartón piedra de arrabal.
El proyecto que Juan M. Jiménez (metales), Daniel B. Marente (piano) y Tomás de Perrate (voz) están empezando a construir comparte, además de la pasión por ese tango -las letras de Benedetti o Borges, las canciones de Horacio Ferrer o Virgilio Expósito, los acordes de Antonio Agri o Gerry Mulligan- un experimento sobre el sonido de primer orden. Ahora están aprendiendo del ejemplo, con el tango, pero las posibilidades son muchas, un campo de promesas musicales que se expande.
La violentación musical que desarrolló Piazzolla marca la pauta. Mientras el piano se concentra en radicalizar melodías y armonías, los metales se concentran en amplificar los timbres y las estructuras rítmicas, la voz, la garganta de Perrate, se convierten, radicalmente en palabra y respiración. La disociación es extrema y desde esos campos de sonido separados van construyendo, de una maniera que se quiere salvaje, el tango. Es verdad que van buscándose: en algún momento los pulmones de Perrate expulsan el aire sin rozar las cuerdas vocales, del saxofón llega un soplido sordo y apenas nos queda la vibración de las cuerdas del piano. Se quieren encontrar precisamente ahí, en el silencio…
…y en las tormentas de sonido. Estruendo y ruido para el que han pedido el saber rítmico de Bobote y El Eléctrico, dos maestros de la percusión flamenca, del cuerpo, de la palma. Es fundamental entender que no estamos ante ningún episodio de fusión flamenca. El asunto es que estos músicos son los mejores para el caso, maestros flamencos incomparables.
Pero es verdad, a menudo las posibilidades de los mismos flamencos son cercenadas por cierta cortedad de miras. Los cuartos, dejados en nuestra tradición para lo ancestral y lo secreto, en el lumpen argentino eran también el lugar del piano, donde la tarde invitaba al experimento y el juego antes de que los músicos se perdieran en la noche de su profesión. Y este Ensemble de Cuarto, que aspira a seguir creciendo, tiene ahora mismo la voluntad de hacer de la habitación de los cabales laboratorio, mesa de mezclas del tabanco, pista de sonido del parquet del suelo.
Ya digo, ahora están con el tango argentino de los 60’s, creciendo. Yo ya he escuchado notas de Kurt Weill o Stravinsky. Y Plegaria, el clásico de Bianco que sofocaba el horror nazi, promete ser reivindicado. Ya digo, ahora están con el tango, pero el Sistema tango promete expandirse por toda suerte de músicas y sonidos. Escuchémoslos.

Compartir en redes