JESÚS MÉNDEZ & FAMILIA
Dia: 21 de diciembre de 2011
Lugar: CICUS. C/ Madre de DIos nº 1
Hora: 20:00 horas
ENTRADA LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO

PROGRAMA
Una pandereta suena
Ya se van los quintos, mare
Huyendo del Rey Herodes
Qué bonito está el soldado
Campanilleros
Los caminos se hicieron
Calle de San Francisco
Callaitos, callaitos
Tender la ropa, tenderla
Catapum de Nochebuena
Patriarca Manué
Villancicos por bulerías
Tin tin, Catalina

(*) El programa es susceptible de cambios

ELENCO ARTÍSTICO

Jesús Méndez
Manuela Méndez
Felipa la del Moreno
Rafael ‘El Zambo’
(Cante)

Manuel Valencia
Miguel Salado
(Guitarra)

Andrés Lazo ‘El pescailla’
(Cante y zambomba)

Adonaya Agarrado
Mercedes Pantoja
(Coros y palmas)

ELENCO TÉCNICO-CREATIVO

Carlos Sánchez
Rafael Agarrado
(Dirección artística)

Alfonso Espadero
(Diseño de sonido)

Antonio Valiente
(Diseño Iluminación)

Agustín Sánchez
(Rediduría)

Carlos Sánchez
Sara Dezza
(Producción)

Dezza Producciones, S.L.N.E.
(Producción ejecutiva)


JESÚS MÉNDEZ & FAMILIA

La Navidad de la ‘Paquera de Jerez’

Pocas ciudades en España han sabido conservar como Jerez de la Frontera su patrimonio oral. Junto al gran acervo de variantes flamencas que se le adeudan, la ciudad del vino ha sabido custodiar con celo manifestaciones propias del folclore hasta erigirse en un territorio singular por este motivo. Destaca sobremanera como los jerezanos, una generación tras otra, cultivaron en la conciencia colectiva del pueblo un imponente repertorio de romances y romancillos del ciclo navideño. Éstos al ser añadidos con otro tipo de composiciones, por desgracia en desuso, tales que canciones infantiles, canciones erótico burlescas y corridos fronterizos conformaron la hoy conocida como Zambomba jerezana. Si bien es verdad, Jerez se nutrió sobremanera de los pueblos de la serranía gaditana cuyos habitantes al avecindarse en la ciudad trajeron consigo numerosas muestras del artesonado oral navideño.
Aquellas canciones de los villanos, en sentido de pobladores de las villas (de ahí el término villancico) pertenecientes al pueblo más llano, el de las casas de vecinos, pronto llamó la atención de los intérpretes del género flamenco. Para ellos representaba un filón extraordinario de melodías y giros que mediante una traslación a los ritmos propios de lo jondo se convirtieron en un nuevo género: el villancico aflamencado.
Aparte de algunos cantaores de postín que prestaron atención al mismo como El Gloria, La Niña de la Puebla o Canalejas de Puerto Real por citar algún ejemplo, una de las primeras figuras que ahondó de veras en el repertorio navideño fue Francisca Méndez Garrido “La Paquera de Jerez”.
Entre otras razones podemos esgrimir que en su barrio natal, la Plazuela jerezana, todo el corpus de letras navideñas estaba inserto en el mismo sentío de sus vecinos. Por otro lado, por su encuentro con el autor y compositor Antonio Gallardo Molina, sin duda uno de las más felices jugadas del destino para el flamenco en general. Apenas reemplazado el disco de pizarra, en el que llegó a grabar Francisca cuatro cantes, se popularizaron aquellos EP´s a 45 rpm que catapultaron a la fama nacional a nuestra inolvidable Paquera. Junto a los éxitos que constituyeron temas como “Maldigo tus ojos verdes” o las “Bulerías de la Plaza del Arenal”, Gallardo y Francisca dieron a conocer en gran medida una serie de adaptaciones del poeta sobre el primitivo repertorio jerezano de coplas de la Navidad. Unas composiciones realizadas a modo de sastre para el lucimiento de uno de los metales más poderosos y brillantes de la historia del flamenco. También firmados por el pianista Nicolás Sánchez los villancicos de la Paquera, por su número y calidad, son una de las primeras colecciones de la zambomba llevada al disco de vinilo.
Si entonces, hablando de los años 60 y 70, Paquera había grabado la mayoría de ellos con los hermanos Manuel y Juan Morao y algunos con su Parrillita de Jerez, cuando éste último toma las riendas de la colección de la Caja de Ahorros de Jerez no duda en invitar a la emperatriz de la Plazuela. Ella con su jipío, siempre en el cielo, rememora algunos villancicos aflamencados que están ya en la historia de nuestro arte. Porque no sólo era la fuerza, el volumen en la colocación de la voz, también ese compás natural y esa forma de expresarse en flamenco que únicamente son capaces de elevar quienes asumieron como ella una forma de ser y estar ante la vida que llamamos flamenco.
A modo de homenaje, y algunos años más tarde, su familia quiere recordar aquella aventura navideña de nuestra Francisca Méndez. Nada mejor para perpetuar de este modo aquel mensaje lleno de alabanzas a compás al Niño Manué que La Paquera elevó a los altares de lo sublime.

José María Castaño


LA PAQUERA DE LOS MÉNDEZ

De la calle Acebuche a Cerro Fuerte. De los Moneo a los Méndez. Corazón de La Plazuela. Barrio flamenco por antonomasia. Cuna de grandes artistas. Semilla del cante de Manuel Torre y Antonio Chacón. Fuerza arrolladora de la faraona, Lola Flores. Nido de numerosas estirpes. Seno de la idiosincrasia cantaora de un pueblo. De aquí vienen los Méndez. Larga parentela gitana y ‘pescaera’ de la Plazuela a la que La Paquera de Jerez llevó a la cima del cante flamenco.
Una Plazuela de tabancos y fraguas. Una incipiente y gestora fuente de arte. Los Méndez, herederos directos de un “decir” especial y una fuerza arrolladora personalizada en un nombre propio, Francisca Méndez Garrido ‘La Paquera de Jerez’. Reina de la bulería. Única e indiscutible. Portadora de la impronta de una casta especial. Pilar fundamental de la “escuela natural” del cante.
El 26 de abril de 2004 no quiso cantar más. La Paquera se fue dejando un legado que perdurará. Al día siguiente de su fallecimiento ya fue nombrada ‘hija predilecta’ de Jerez. Meses antes, la Fundación Cruzcampo le otorgó el premio ‘Compás del Cante’. Galardón que no pudo recoger. Al igual que la Medalla de las Bellas Artes que los Reyes de España entregaron a título póstumo a su hermano, José Méndez. Pocos son los homenajes para uno de los puntales básicos de la cante de Jerez. “Espontánea, vital, intuitiva y visceral. Un vendaval domado, irresistible, feroz y dulce a un tiempo”, así la calificaba el crítico José María Castaño. “Yema hirviendo que brota de la cepa del cante”, según el escritor Manuel Ríos Ruiz.
Racimo de emociones. Buque insignia del palo flamenco jerezano por excelencia. De enorme vitalidad y fuerza. Fandanguera. Mujer de temperamento. Noctámbula como buena flamenca. Festera como la que más. La Paquera de Jerez se pegaba dos palmetazos en el pecho y temblaban las columnas del Templo de Salomón. Lanzaba su mano izquierda al frente y la gente enmudecía. Genialidad cantaora. Sello de autenticidad. Una de las grandes de la historia del género jondo.

¡Ay, Paquera de Jerez,
me gustaría ser mocito
del barrio de San Miguel! …
Tener un reloj de plata
con las horas al revés,
y verte pasar mañana
y verte volver ayer.
En la taberna de siempre
yo siempre te esperaré,
con un vino,
sin tres penas,
macandé, pero de bien.
Tuyas son las bulerías
pero mío es el querer
haber nacido mocito
del barrio de San Miguel.

Carlos Lencero
Primavera /1994
Su pérdida se sigue llorando por esas paredes blanquecinas de la calle Cerro Fuerte. Un barrio que pide a gritos un monumento que está en proceso de gestación. Una figura que reposará en el corazón de este enclave tan gitano y tan flamenco. Abanderada del compás inverosímil que llevó por todo el mundo en espectáculos como ‘España por bulerías’, ‘Arte español’, ‘Alegrías de Andalucía’ o ‘Así se canta en Jerez’, entre otros. Para la fonoteca flamenca quedarán esos tientos ‘Maldigo tus ojos verdes’, producto del poeta jerezano Antonio Gallardo. “Fuerza emperadora de las palmas y el compás”, según el escritor de la tierra del vino.

“Canta las bulerías con el llanto gitano, con ese temblor y ese quejido que sólo tienen los de su raza, con ese fondo de pena y emoción que va unido al cante flamenco puro y que le da hondura hasta aun cante al parecer liviano como las bulerías”

Edgar Neville

La Paquera de Jerez ha sido el espejo donde se ha mirado toda una saga de cantaores. Porque su legado sigue ahí. Ahí están sus sobrinas Paca y Manuela. Dos acérrimas seguidoras de su cante. Kina Méndez, jovencísima cantaora que poco a poco se va abriendo camino en la senda del flamenco. Este mismo año ha ganado un premio por sevillanas que le va a valer grabar un disco con el sello Pasarela. Su madurez artística se está fraguando en compañías como la de Salvador Távora.
También despunta José Méndez, otro novel cantaor de la saga que lucha diariamente por encontrar su sitio. Y, finalmente, Jesús Méndez, diamante en bruto de la cantera jerezana. Una perla que poco a poco va reluciendo. Un cantaor muy joven, pero con un eco que sabe añejo. Con tan sólo veintiséis años es capaz de sentir el dolor de una seguiriya o la majestuosidad de la soleá, sin olvidarse nunca del arranque genuino de su “Tía Paquera”. Toda una esperanza para una casta que sigue presente.

‘La Paquera de Jerez’ sigue entre nosotros. Suerte que un joven antropólogo sevillano, Fernando González Caballos, quiso inmortalizarla en una película documental que es el testimonio vivo de una artista tan personal. ‘Por Oriente sale el sol. La Paquera de Jerez en Tokio’. “Una carambola que el destino quiso hacer coincidir para goce de todos cuantos participamos de ella”, según palabras del director. Un homenaje a la memoria de una de las grandes. A un mito. A una voz inmortal.
También hay que destacar su aparición en la archiconocida película ‘Flamenco’. Por algo sería que Carlos Saura la eligió para abrir el film. O en producciones de la copla española como ‘Teatro’ o ‘La copla andaluza’. Unas aproximaciones a una carrera repleta de grabaciones y apariciones al lado de su inseparable Parrilla de Jerez. Ella es Paquera de Jerez, embajadora de los Méndez.


JESÚS MÉNDEZ

Jesús Méndez, debuta artísticamente en un otoño de 2002, fecha en la que por primera vez se sube a un escenario. Fue en el Centro Cultural Flamenco Don Antonio Chacón. Dicen los que le oyeron por primera vez que el despertar de su voz fue como la erupción de un volcán, un grito tribal profundo que levanta el alma y que algunos aún conservan en su memoria sonora. A partir de ahí su progresión ha sido constante y firme. Muchos le asignan el calificativo de heredero de La Paquera, otros le sitúan como la gran esperanza del flamenco de Jerez, pero lo cierto es que Jesús Ruiz Cabello (14-1-84) es un joven cantaor preocupado por mantener la esencia del cante. Defensor a ultranza de los cantes de La Plazuela e identificado con la bulería y la soleá, su crecimiento artístico ha sido cuantitativo en los últimos años. En esta parcela ha tenido mucho que ver el guitarrista Gerardo Núñez, su principal valedor. Con el genial tocaor, Jesús Méndez ha recorrido el mundo entero, desde Asia a Europa pasando por África y América, es decir, desde Nueva York a Pekín o desde Amberes a Chicago.
De cualquier forma, la vida profesional del artista jerezano también va de la mano de nombres como Moraíto Chico, con quien ha compartido cartel en diversos escenarios y sobre todo de la bailaora Mercedes Ruiz, con la que ha perfeccionado el cante de atrás.
Su despegue definitivo ha llegado en los últimos años, concretamente a partir de 2006. Desde ese momento Jesús Méndez se ha convertido en un artista muy solicitado tomando parte en solitario en festivales de la talla de los Jueves Flamencos de Cádiz (2006); Viernes Flamencos de Jerez (2006); La Bienal de Málaga (2007); Festival Tío Luis de la Juliana de Madrid (2008); Festival Ciutat Vella de Barcelona (2009); Festival Flamenco de Valladolid (2009); Teatro de la Zarzuela (2009), Festival Enclave de Sol de Trebujena (Cádiz) o Festival de la Música de Amberes en Bélgica (2009); Bienal de Sevilla (2006-2010); Teatro de la Maestranza (2009); Fiesta de la Bulería de Jerez (2009); Flamenco Viene del Sur (2010); Auditorio Nacional de la Música (2010) o Festival de Jerez (2010)

En el año 2008 presentó su primer trabajo discográfico, ‘Jerez Sin Fronteras’, una obra auspiciada por el sello Gallo Azul de Gerardo Núñez y que ha contado con la colaboración de artistas como Moraíto, Diego del Morao o Santiago Lara. Asimismo, el compacto recibió el Premio Nacional de la Crítica al mejor Disco Revelación. Meses antes, Jesús Méndez participó en el disco ‘La Nueva Frontera del Cante de Jerez’, producido por la BBK y Bujío S.A. y en el que quince jóvenes artistas de de la Frontera reivindicaron el nacimiento de una nueva generación con talento. El disco recibió el Premio a la Mejor Producción discográfica de 2008 por parte del Festival Internacional de Las Minas de La Unión. También participa en la nueva película del cineasta aragonés Carlos Saura, cuya segunda entrega de su película ‘Flamenco’, que se denominará ‘Flamenco Flamenco’, y que tomará el testigo de aquella magnífica obra en la que hace quince años participaron artistas como La Paquera, Camarón o Agujetas. Asimismo, el cantaor jerezano ha tomado parte recientemente en el montaje teatral del mismo director, ‘Flamenco Hoy’ (2009), que fue estrenado en Madrid junto a nombres ilustres como Rocío Molina, Concha Jareño, Olga Pericet o Chano Domínguez.
En la actualidad está inmerso en la preparación de su segundo trabajo discográfico.

Fran Pereira