La II edición de los Premios del Teatro Andaluz que otorga la Asociación de las Artes Escénicas de Andalucía ha concedido este año, por primera vez, el Premio Revelación con el que, según las bases de esta edición, se pretende reconocer la excelencia de los primeros trabajos tanto colectivos como individuales. El premio, fuera de competición, ha sido para el espectáculo “Sekvantaro” de la compañía El pollo campero. Comida para llevar ‘por su valiente ejercicio de reflexión sobre el hecho escénico y su sólida apuesta por nuevas formas de libertad expresiva’. Esta obra también resulto ganadora en la quinta edición del Certamen de Nuevos Investigadores Teatrales organizado por el Centro de iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (CICUS) y el Centro Internacional de Investigación Teatral Atalaya-TNT.
Sekvantaro es un espectáculo compuesto por piezas independientes de duración relativa en las que las actrices intentarán no hacer teatro. El cortejo es el proceso de selección y atracción de otro individuo con el fin de establecer una relación íntima, la cual suele implicar amor, sexo, compromiso, cohabitación o reproducción. Alrededor de esta idea gira todo el espectáculo, que consta de varias piezas pensadas para ser realizadas en espacios no convencionales. Cada una de estas piezas sucede en un escenario diferente (un ascensor, una escalera, un sofá, una sala pequeña, un bar), dependiendo de y adaptándose al espacio donde se realice el espectáculo.
Se trata de un recorrido vivencial en el que el público acompaña (corteja) a las actrices que, a su vez, cortejan (acompañan) al público. Dos actrices que se muestran, se venden, se cuentan, se desnudan, se visten de nuevo, se mienten, te mienten, se sinceran, se exponen… para crear momentos de auténtico encuentro con el espectador. Y todo esto, “sin hacer teatro”. La compañía radicada en Cádiz es la primera andaluza que obtiene el galardón.