CICUS, ESCAPARATE DEL ARTE EMERGENTE

 

Laboratorios del tiempo, reflexiones sobre el dolor, las ruinas de un álbum de la memoria, y un viaje en el tiempo del op-art a la genealogía del art-rock. Son algunas de las propuestas de la exposición en la que se pueden ver las obras seleccionadas de la vigésimo tercera edición del Certamen Nacional de Artes Plásticas Universidad de Sevilla que ganó la artista Ana Barriga.

La Sala MDD de CICUS se convierte hasta el 28 de abril en un sorprendente escaparate que repasa la creación más emergente con las obras de jóvenes artistas que provocan, inquietan y sorprenden con piezas que van desde bolsas de plástico bordadas y metáforas sobre el tiempo y el dinero hasta una videoinstalación que sumerge al espectador en un paisaje de dolor.

Ana Barriga fue la ganadora de esta nueva edición de un certamen que se ha convertido en plataforma para asomarse a las últimas y audaces creaciones de una serie de artistas que ya forman parte de la llamada Generación Cicus. Jóvenes que a lo largo de estas ediciones han ido consolidando el museo CICUS a través de las exposiciones anuales en las que se exhiben sus trabajos y que ya se ha convertido en un laboratorio para analizar el pulso creativo del arte. “Jóvenes universitarios o egresados recientes encuentran, año tras año, en nuestras convocatorias, un espacio para pensar, para crear y, finalmente, para mostrarnos a todos el resultado de su proceso creativo”, explica Luis Méndez, director general de Cultura y Patrimonio de la Universidad de Sevilla.

 

 

Polvo y oro es el título de la pieza con la que Ana Barriga, una de las artistas más brillantes de su generación, obtuvo el galardón. La obra está realizada con óleo, esmalte, cera y spray, materiales habituales en su trabajo en el que reflexiona sobre el equilibrio entre la razón y la emoción. Ana Barriga crea escenarios fingidos a partir de objetos inconexos rescatados. “Al ser pintados y descontextualizados de su condición primigenia se convierten en objetos transicionales entre la realidad y la realidad pintada”, explica.

El jurado estuvo formado por Luis Méndez, director general de Cultura y Patrimonio de la Universidad de Sevilla y de CICUS; el crítico de arte Juan Bosco Díaz de Urmeneta; José María Sánchez Sánchez, decano de la Facultad de Bellas Artes; Luis Martínez, director del Secretariado de Patrimonio Histórico-Artístico de la Universidad, y la profesora María Luisa Badilla.

Recorriendo la exposición asombra la variedad de lenguajes, de técnicas y de conceptualizaciones. En Contrapeso, Jone Elorriaga Soto plantea, dentro de su proyecto “Laboratorio del tiempo”, el juego de llevar la fotografía al terreno de la escultura apropiándose no sólo de la pared sino también del suelo como parte del espacio expositivo.

María Gómez Tirado indaga en Ruinas VII en el tema de la memoria, del territorio íntimo, del olvido y el pasado. A través de recortes fotográficos de un álbum familiar sobre barro pintado propone una reflexión sobre los vestigios de la realidad y las marca de un pasado perdido. Toda una arqueología de la memoria.

Víctor Solanas-Díaz en Neither II con cinta señalizada sobre lino siliconado muestra un curioso acercamiento al Op-Art. La obra con franjas diagonales amarillas y negras crea en la visión sensación de movimiento y distorsión a través de juegos matemáticos de asociaciones binarias.

Luis San Sebastián Alonso con Black Tongue utiliza un insólito material, lacado de pintura de automóvil sobre aluminio y barniz para explorar la genealogía del art-rock. Una curiosa simbiosis entre música y arte que “revisa la praxis artística de la neovanguardia, haciendo un paralelismo con grupos actuales etiquetados como garage revival”, aclara Luis San Sebastián.

También en cierta forma relacionado con el tema de la música popular es la obra de Tania Tsong de Opazo y su Lost in the Supermarket que evoca la canción del grupo de punk londinense The Clash para mostrar obejtos de consumo de vida brevísima como metáfora de nuestro tiempo. La artista expone bolsas de plástico de supermercados bordadas con hilo como testimonio de los objetos desechables frente a los objetos del pasado que pasaban de generación en generación.

Tres videocreaciones se internan en sugerentes mundos. La de Silvia Akemi Lisboa da Silva Katano, estudiante de la Universidad de Sevilla, no dejará indeferente al espectador ya que propone trasnmitir las sensaciones que producen las migrañas. La sensibilidad a la luz y al sonido y la llamada “aura de la migraña” envuelven al espectador de forma intensa e incómoda.

Lucrecia Sánchez Castillo, también de la Universidad de Sevilla, plantea en su videocreación In-Marcesible una deconstrucción de la identidad del individuo por medio de una fotografía que se va rompiendo en trozos de cristal con la lentitud del paso de la vida. “En In-Marcesible el objeto deviene en sujeto”, señala la joven artista.

Otra estudiante sevillana propone la tercera videocreación con Lamer la imagen. Cristina Fernández sigue la teoría de Remedios Zafra sobre la relación entre imágenes, arte y mirada. Lamer un dispositivo móvil, una tableta es parte de una nueva dimensión sensorial del individuo. Cristina Fernández también ‘lame’ un ejemplar de La sociedad del espectáculo, del situacionista Guy Debord, como declaración de intenciones de esta obra que reflexiona sobre la contemporaneidad.

Manuel Zapata Vázquez propone Según el peso mostrando un adoquín de granito dentro de un caso de malla y que cuelga de un gancho de carnicero y que sirve para pensar en el arte como mercancía. “Según el peso se suspende a sí misma como obra, se ‘pesa’ para cuestionar las diferentes formas de valorar el objeto artístico”, explica.

Rafael Chinchilla Laguna plantea un discurso de reflexión en Gastar una hora en una hora donde se muestran siete monedas de euro sobre papel de lija. Medir el tiempo en euros, el dinero con el que se paga el tiempo, el trabajo que trivializa el tiempo.

El artista marroquí y alumno de la Universidad de Sevilla Yassine Chouati plantea en Welcome una suerte de poesía jeroglífica sobre la inmigración con zapatos perdidos, fotografías o pasaportes que conforman una sucesión de objetos para narrar historias anónimas.

 

XXIII Certamen Nacional de Artes Plásticas de la Universidad de Sevilla

Lugar: Sala MDD del Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (CICUS). Calle Madre de Dios, 1

Fecha: Hasta el 28 de abril.

 

 

 

.