CONCIERTO MÚSICA CONTEMPORÁNEA ESPAÑOLA

24NOV · 19.30H · SALÓN DE ACTOS DE LA FACULTAD DE CC. DE LA EDUCACIÓN

Ensemble Cosmos 21. Músicas del s.XX y XXI

Emilio Sánchez · violín, Raúl Pinillos · cello, Carlos Galán · piano, Luisa Muñoz · presentadora y coordinadora.
Obras de J. Legido, S. Mariné, L. de Pablo, C. Galán, A. Barja

Grupo COSMOS 21 nació en 1988 con un doble concierto en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, dentro de un ciclo de jóvenes compositores patrocinado por el CDMC. Desde entonces, han participado en los más importantes festivales nacionales, sin abandonar su impulso decidido en acometer la vertiente académica y pedagógica en muchos de sus encuentros, y buena muestra de ello es el concierto de hoy, en el que interpretarán obras de los siglos XX y XXI de compositores fundamentalmente españoles; obras todas ellas enmarcadas en corrientes estilísticas diferentes que serán objeto de una breve ilustración previa por parte de la presentadora del grupo Luisa Muñoz.

Entre las actuaciones de esta formación destacan las realizadas dentro de sus giras por Japón, Italia y diferentes países americanos, así como los conciertos en el Auditorio Nacional de Madrid dentro del ciclo del CDMC, Fundación Juan March, Residencia de Estudiantes. Son numerosas las grabaciones que tienen con diferentes sellos discográficos y con televisiones y radios tales como RNE.

NOTAS AL PROGRAMA

La música escrita para una formación tan clásica como es la del trío con piano ofrece la oportunidad de, con un orgánico tan conocido por todo buen melómano, constatar de una forma muy contrastada los cosmos sonoros que pueden llegar a pergeñar los distintos autores. Y ello es especialmente notable desde el pasado s. XX, en el que la composición se convierte en un crisol en donde se ubican aventuras sónicas y formales totalmente disímiles. Este programa puede ser una buenísima muestra.

Lo abrimos con un trío del vallisoletano Jesús Legido que en sus tres movimientos, encontramos reminiscencias y ecos de aquellos lenguajes vigorosos de principio de siglo. Posee un marcado acento rítmico y una presencia notable de giros interválicos -ya que empiezan a tener poco de melódicos- que pasan de una voz a otra con agilidad y celeridad. La denominación de bagatelas viene muy bien al caso por su frescura latente, especialmente en la viveza de los movimientos extremos, cobrando el central, un aire más estático en base a resonancias y giros repetidos.

También originalmente escrito para el Trío Mompou y recurriendo a los tres movimientos tradicionales (moderato-lento-allegro), la obra del orensano de cuna y leonés de adopción Ángel Barja, es una de las cimas de su producción camerística. Por momentos ecléctico, fusionando motivos, hasta texturas, la obra es de un discurso muy natural y plástico en el que los elementos de sorpresa hacen aún más fresca la escucha. Un nuevo paso lo encontramos con el trío de Luis de Pablo, ejemplo extraordinario de lo que en literatura se llama intrusismo y en la música lo describimos como “cita musical”, esto es, la introducción en un discurso sonoro de un material, bien del pasado -como en este caso de Federico Mompou- o simplemente de otro lenguaje diferente. En este homenaje, la cita se escucha inicialmente entre el violín y el cello. Da paso a un intenso motu perpetuo en obstinato en base a ataques repetidos por terceras. Otro homenaje, en este caso a Schumann, que se descubrirá en la sexta y última pieza, es sólo un motivo más, dentro de estos pequeños aforismos que propone Josep Mestres Quadreny. En ellos se pasa desde un estudio de puntos (I), glissandi (II), ataques y pausas (III), repeticiones contra líneas melódicas (IV), glissandi (V) a notas tenidas con leves movimiento (VI).

El trío Danke de Sebastián Mariné siempre es bienvenido a nuestros pentagramas por tratarse de uno de los primeros estrenos que realizamos en nuestro primer año de singladura. Obra extraordinaria por su belleza y delicadeza que se sirve de una relectura personal del lenguaje modal (con ecos de sus admirados Messiaen y Bartok) para plantear una melodía estática con distintas presentaciones tímbricas, siempre en un clima de gran serenidad y, querría transmitir el autor, de gratitud.

Las dos obras del autor de estas líneas, poseen una misma génesis (están escritas para el formidable Trío Arbos) y las mismas texturas matéricas y secuenciación tímbrica. La Música Matérica XXXIX, responde íntegramente a mi credo estético matérico con su tónica habitual de buscar el aislamiento del sonido, el enmascaramiento del origen del mismo (acusmasis) y la potenciación de la carga expresiva que atesora. La obra, dentro de su desnudez y ausencia de retórica, hace un recorrido fascinante por las texturas que el trío va generando muchas veces en base a los ataques percusivos del piano y en otras, como amalgama, yuxtaposición o fusión de texturas.

Pulsos Matéricos II, más breve que la anterior, viene a responder a una liberalización del estricto lenguaje matérico que rige la presencia de cada sonido por unas duraciones generadas por conjuntos semifractales (que aunque no tienen por qué tener ninguna relevancia para el oyente, le dan solidez a un discurso sonoro tan sutil). La escritura simultánea de dos tríos para la misma formación me invitó a una escapatoria como la de los pulsos matéricos que, a su vez, daría un resultado sonoro muy distante de la primera composición, pese a gozar de un material común. La reiteración de un sonido hace que cambie la información que recibimos de su carga expresiva. Por eso, mi credo más comprometido rechazaba en un principio la repetición de sonidos, pues su escucha va arrojando nuevas y diferentes informaciones. Decidido a adentrarme en estos nuevos pulsos, la pieza plantea distintas posibilidades de conceptos rítmicos: superposiciones de ritmos diferentes y, seguidamente, de tempi diversos, repeticiones desaceleradas no coincidentes, alternancias simples, mordentes o mordidas al pulso y una frenética suma de obstinati, que se rematan con un nuevo material presentado por el pianista a modo de broma musical.

El Grupo COSMOS 21 (www.grupocosmos21.com) se presentó al público en febrero de 1988 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, dentro de un ciclo de jóvenes compositores que patrocinaba el CDMC. Desde entonces han participado en los más diversos festivales nacionales y realizado giras no sólo por España, sino también en Italia, Japón y otros países americanos. Han grabado numerosos CD, para Fundación Autor y Several Records y Verso. En su reciente XXV Aniversario realizó giras dentro del XXVI Festival Int. de la Habana y de Trieste (conciertos en Cuba, Italia y Eslovenia). Participa en el escenario en el estreno de la ópera a·Babel en el Teatro de la Zarzuela. Estrena con el acompañamiento de la ORCAM en el Auditorio Nacional el “Concerto grosso para el cosmos”. Más de dos centenares de compositores españoles y europeos le han dedicado y escrito expresamente sus obras.