El ciclo de actividades de verano 21 Grados, organizado por el Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla, CICUS, ha vuelto a batir este año su número de asistentes al superar los 16.000 entre los meses de julio y agosto. Esta cifra mejora los números del año pasado, que se quedaron en 14.000 visitas, gracias a sus más de 80 actividades celebradas en las instalaciones de la calle Madre de Dios.

 

21 Grados ha vuelto a convertir al CICUS en un punto de encuentro de artistas, estudiantes y  personas interesadas en cualquier expresión de ocio cultural, además de consolidarlo como alternativa de ocio veraniego en nuestra ciudad. Con un 35% de asistencia de la comunidad universitaria, las diferentes actividades programadas han dejado una media de asistencia de 200 personas al día en la su sede. Actuaciones musicales en directo, teatro, exposiciones, flamenco y mucho cine han compuesto una programación formada por 85 actividades donde han destacado exposiciones como Futura, una gloria pasajera, o Estado de Vanguardia. Otra de las actividades más relevantes ha sido la obra de teatro de Choni Compañía Flamenca: A la gloria de mi mare, que con su fusión de flamenco y teatro cómico ha cautivado a cerca de 1800 espectadores durante sus doce representaciones.

 

También cabe destacar el concierto de clausura de la Universidad de Sevilla en el teatro Maestranza, a cargo de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y el Coro de Ópera de Málaga, ambos a cargo del director Fernando Velázquez, con un lleno total de sus 1656 localidades. Junto a él, la Semana de la Poesía ha sido otro de los puntos de referencia, donde las instalaciones de la calle Madre de Dios se llenaron de mesas redondas, conferencias y debates con poetas como Andrés Neuman o el catedrático de Literatura Española de la Universidad Complutensede Madrid, Javier Huerta Calvo.

 

Como cada año, el cine ha ocupado un papel destacado en 21 Grados, tanto por la variedad y cantidad de la oferta como por la asistencia. Un total de 27 películas divididas en diferentes ciclos temáticos: comedia clásica americana, intriga, celuloide japonés, uruguayo o español; han servido para proyectar clásicos como El resplandor, La pantera rosa, El estrangulador de Boston o El orfanato. Una vertiente apoyada por los documentales proyectados en el mes de agosto dentro del ciclo CICUSdoc y las actividades Sonidos en Blanco y Negro y Jazz en 35 mm, estás dos últimas combinando música en directo y cine en un siempre abarrotado patio del CICUS.

 

Junto a las dos actividades anteriormente mencionadas, la música ha tenido su hueco especial con las jam sessions de los miércoles a medianoche, con un público fiel durante toda su duración hasta principios de agosto. En ellas, los alumnos del taller de jazz de la Universidad de Sevilla han actuado en directo y de manera gratuita ante los asistentes. En otro estilo musical totalmente diferente, CICUS ha continuado con su apuesta vanguardista en los conciertos de música electrónica, Electroshock, que está cada vez más consolidado desde su primera edición en 2008. El dúo sevillano Jacob, el trío catalán Balago y el francés Olivier Arson (Territoire) fueron los protagonistas de este año.

 

Los amantes del teatro también han tenido sus mimos desde la organización de 21 Grados, donde jueves, viernes y sábados han acogido multitud de funciones. Obras humorísticas como Aarrgghh de Compañía Eugenia Manzanera y El guante y la piedra, de Compañía Teatro Secreto, se han mezclado con otras más profundas como La decisión de John (Teatro Noctámbulo) o Diagnóstico Hamlet (Pelmanec), además de la exitosa A la gloria de mi mare. Todas ellas han conseguido que más de 2500 personas hayan pasado por el teatro del CICUS durante este verano, una cifra que ha aumentado en un 20% respecto al ejercicio anterior.

 

 

Como guinda para su programación, la danza y el flamenco han sido elegidos como clausuradores de honor. Melisa Calero aportó su fusión de danza y flamenco en Delirium para dar paso a actuaciones con estricto sello flamenco como la de los bailaores Rosario Toledo, Pepe Torres y Óscar de los Reyes. Tampoco hay que olvidar el espectáculo de Mª Ángeles Gabaldón, quien ofreció junto al ritmo de la Orquesta Chekara Flamenca una exhibición de flamenco andalusí.