LA BIENAL DE FLAMENCO
ECOS DEL ORIENTE
ANUJ ARJUN MISHRA KATHAK COMPANY |
KATHA VACHAK

Fecha: 07 de septiembre de 2012
Hora: 22:00 horas
Lugar: Auditorio CICUS
Entrada: 10 € general y 5€ Comunidad Universitaria

Kathak es un estilo de danza clásica del Norte de la India. La palabra Kathak deriva de la raíz sánscrita Katha, “cuento”, “historia”. Una casta de cantahistorias, los kathakas, se exhibían en los recintos de los templos y en las plazas de los pueblos recitando historias y adornándolas con su mímica, sus gestos y sencillos movimientos danzados. Danzando, cantando y narrando historias divulgaban la herencia cultural y los acontecimientos de su tiempo bajo una forma artística. Durante los siglos XV y XVI el Kathak entró en contacto con el Ras Lila, una conocida forma de teatro popular que se centraba en el amor divino entre Krishna y Radha, que intensificó los elementos narrativos y dancísticos. Con la llegada del imperio Moghul, los Kathak fueron invitados a las Cortes musulmanas desarrollando y acentuando su carácter de entretenimiento y de “solo” virtuosita y su importancia creció gracias al patrocinio de los nawabs musulmanes y de los rajás hindúes. El Kathak acabó siendo, a finales del siglo XIX, la única forma de danza clásica de una vasta parte del Norte. En aquel período el Kathak poseía ya varias escuelas (gharanas) con estilos propios (Jaipur, Lucknow, Benares etc.), que con el tiempo se fueron fundiendo cada vez más confiriéndole al Kathak de hoy una mayor riqueza técnica. En su forma tradicional, la danza va acompañada de dos instrumentos: el saranghi, con arco, y dos pequeños tambores, las célebres tabla. A estos se unen cerca de doscientos ghunghru, los pequeños cascabeles que los bailarines se atan alrededor de los tobillos. La danza Kathak se distingue por su famosísimo y prodigioso juego de pies: uno de los momentos más repetidos del espectáculo consiste, efectivamente, en una especie de diálogo, que a menudo llega a convertirse casi en una competición, entre el bailarín y el tablista. Los cascabeles redoblan con brillantes tonalidades el sonido oscuro de los pies sobre el suelo con una gama que desde el fortissimo va disminuyendo hasta un pianissimo en el que, entre virtuosismo y leyenda, se afirma que el buen bailarín de Kathak llega a controlar el sonido de cada uno de sus ghunghru. Nos encontramos en el reino del nritta, la danza pura (una de las dos grandes divisiones de la danza clásica india), que al rapidísimo golpear de los pies añade los giros rítmicos de los tihai que se ejecutan al final de cada secuencia con vertiginosas piruetas. Son los famosos chakkars que, en número múltiple de tres (nueve, veintisiete, treinta o más) se cierran de golpe con una pose final de completa inmovilidad. La otra gran parte tradicional de la danza, la abhinaya o interpretación pantomímica, está asegurada gracias a los Gat y los Thumri. Los primeros son fragmentos mimados, carentes de texto, que elaboran temas procedentes de las historias de Radha y Krishna con una especial concentración lírica; los segundos se desarrollan a partir de unos textos poéticos cantados en sencillísimos versos melódicos que se repiten de forma indefinida: éste es el momento del sanchary bhava o “improvisación”, en el que el bailarín lleva a cabo inagotables variaciones del texto interpretado. Las técnicas de la danza Kathak están perfectamente codificadas: el cuerpo está casi siempre erecto y los movimientos de los brazos son nítidos y líricos al mismo tiempo. La combinación de los movimientos lineales y circulares hace que la danza sea rápida y briosa y, al mismo tiempo, melódica y fluida. El Kathak era en su origen una danza masculina. Fue en los años treinta del pasado siglo cuando aparecieron las primeras bailarinas. En los ochenta comenzaron los primeros experimentos para emplear las técnicas de la danza Kathak en las composiciones de grupo y en las coreografías de danza contemporánea. Este proceso se ha ido desarrollando poco a poco hasta dar vida, hoy día, a una nueva experiencia artística: el Kathak contemporáneo.


ANUJ ARJUN MISHRA KATHAK COMPANY

Anuj y Arjun Mishra descienden de una prestigiosa familia de músicos de Benarés.

El Pandit Arjun Mishra se formó directamente del célebre Pandit Birju Maharaj, según la más clásica y rigurosa escuela del “Guroo-shishya parampara” (el pasaje de la tradición del Maestro al alumno).
Al término de su aprendizaje, convertido ya en un brillante solista, entró a formar parte, como bailarín y maestro, del Kadamb Centre For Dance & Music de Kumudini Lakhia, una de las coreógrafas más conocidas de la India. En 1998 se trasladó a Luknow donde fundó la Kathak Academy y donde ha educado, según la tradición, a todos sus hijos en el arte de la danza y de la música clásica india.

Anuj Mishra, niño prodigio, está considerado hoy en India como la “estrella en ascenso” de la danza Kathak. Con solo 26 años ha ganado ya importantes premios entre los que se encuentran, en 2000, el de la Sangeet Natak Academy, la Academia nacional india de música, danza y teatro. En Anuj Mishra se unen, junto a la belleza del cuerpo y a una excepcional habilidad técnica, esas dotes, innatas en algunos artistas, que le permiten expresar los diferentes grados de los sentimientos y de las emociones, realizando plenamente esa difícil síntesis entre técnica y arte.

El espectáculo Katha Vachak irá precedido por una presentación explicativa llevada a cabo por el Teatro tascabile di Bergamo.