JAZZ SESSIONS

03 MAYO 2012 | LA BEJAZZ


Fecha: 03 de mayo de 2012
Hora: 20:30h
Lugar: Auditorio CICUS  c/ Madre de Dios nº1
Precio 6€  3€ comunidad universitaria.
Taquilla desde las 18.30h en el CICUS.

Suenan aflamencados, pero no a flamenquito, lo que es muy de agradecer. Lo suyo es el jazz, pero en su DNI musical pone lo que pone. La Bejazz suena a Davis y a Coltrane, pero también a Oriente. Y huele a blanco y negro, a humo de tabaco y alcohol rancio, pero, sobre todo, a especias e incienso, a los colores del Magreb y a la luz del Mediterráneo.

Sevillanos, marcheneros para más señas, han editado dos discos. En el que tomaban la alternativa pusieron sobre la mesa cuáles eran sus principios. En el segundo, confirman a las claras que el camino que han tomado es el que eligieron y que el sonido de sus temas no es casual ni flor de un día.

Porque La Bejazz tiene soul, tiene alma. Alma andaluza por los cuatro costados. Si el Misisipi es la espina dorsal del territorio del jazz y el bourbon su colonia, La Bejazz recorre de extremo a extremo el valle del Guadalquivir y es la manzanilla de Sanlúcar, brillante y fresca, su espíritu.

En su segundo disco, “Sueño andaluz”, La Bejazz demuestra que ha crecido. Incluso en número, que el cuarteto inicial (formado por Javier Carmona, contrabajo y bajo eléctrico; Pablo Carmona, batería y vibráfono; Bernardo Parrilla, saxo, y Javier Carmona Bono, teclados y clarinete, todos profesores formados en conservatorio) es ya un quinteto, con la incorporación de Melchor Jiménez, ‘Melchor Chico’, que suma a la formación la guitarra flamenca y la herencia de toda una saga flamenca y marchenera como la de los Melchores, que por algo es nieto de Melchor de Marchena e hijo de Enrique de Melchor.

Precisamente a Melchor de Marchena dedica el quinteto uno de los temas de su último trabajo (Plazuela de Melchor), en el que también está presente Federico García Lorca, con sus Cuatro muleros, tema con el que el quinteto rinde al mismo tiempo homenaje a otro grande, Pepe Marchena.

Artículo de Ignacio Díaz Pérez en EL MUNDO

Comments are closed.